Somos como ranas, por no decir borregos.

Si se echa una rana a una olla con agua hirviendo, ésta percibe la mortal temperatura, y saltara inmediatamente hacia fuera consiguiendo escapar de la olla sin quemarse. En cambio, si inicialmente en la olla ponemos agua a temperatura ambiente, echamos la rana, ésta se queda tan tranquila dentro del recipiente, pero sí comenzamos a calentar el agua poco a poco, la rana no reacciona bruscamente sino que se va acomodando a la nueva temperatura del agua hasta perder la conciencia y terminar muerta por el calor.

Esta historia nos debería evocar la forma en que, desde el poder, logran que terminemos aceptando situaciones que deberían provocar nuestra sublevación mediante el método de ir poco a poco poniéndolas en práctica, estamos sufriéndolas gradualmente sin darnos cuenta de lo que nos están haciendo. Sin duda, más real que nunca en la situación económica que vivimos en la actualidad. !Somos ranas sin conciencia!

Anuncios

Un pensamiento en “Somos como ranas, por no decir borregos.

  1. animo rana! que la olla está ardiendo… te falta la historia de la rana que cae en el vaso de leche, sigue remando y al final se hace queso y puede salir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s