Envasar el amor al vacío.

envasar el amor

Preserve the love. Wear a condom (Preserva el amor. Utiliza un condón) es el lema de una campaña diferente, de una campaña que sorprende dejándonos sin  respiración. Desde la tienda más emblemática de Tokio en venta de preservativos  “Condomania” han roto totalmente los esquemas de hasta el más puritano de los puritanos. Preservar el amor para siempre…. ¿Es posible?

preservar el amor para siempre

La vida funciona de tal manera que,
justo cuando empiezas a ser
un poquitín
feliz,
te llama al orden.

.
“El amor dura tres años” . Frederic Beigbeder

Breve historia del pegamento social.

pegamento

En 1992, el famoso sociólogo John Rawlings, organizó un curioso experimento en dos fases para desentrañar el misterio del génesis de la sociedad moderna basada en las libertades individuales que nosotros, afortunados primermundistas, vivimos y disfrutamos.

Fase uno:

La Fase Uno consistía en reclutar voluntarios de todos los sexos, razas, religiones y clases sociales y reunirlos en una sala convenientemente ventilada y confortable. A tales sujetos se les pidió que redactaran, de forma consensuada, una carta magna que garantizara una sociedad justa. Es decir: que todas las opiniones tuvieran cabida y se respetaran la libertad de cada uno de los individuos sin que la libertad del resto fuera mermada.

Durante la primera hora todo fue bien; los sujetos se presentaron y comenzaron a plantear el problema. Durante la segunda hora empezaron a surgir tensiones; el agricultor pedía que la plusvalía de su cosecha se repartiera equitativamente, el especulador señalaba que si quería aumentar sus ingresos debía aprender a invertir, la funcionaria reclamaba mantener sus derechos adquiridos, el maestro que los padres educaran mejor a sus hijos, la ama de casa que se le pagara un salario y una jubilación, el obrero que se redistribuyera la riqueza, la empresaria que se recompensara el riesgo, el católico que se recuperaran los valores tradicionales, el musulmán que se reconociera que hay un único Dios llamado Alá, el budista que se respetara la vida, el soldado que se aceptara la guerra preventiva, la feminista que se tuviera más en cuenta su currículum, el banquero que se pagaran los intereses puntualmente y el enano que se le llamara “persona de dimensiones reducidas”.

Durante la tercera hora, los ayudantes de Rawlings hubieron de intervenir rápidamente para sofocar la pelea que había estallado en la sala, llevándose varios puñetazos, patadas, arañazos, tirones de pelo y un mordisco en una zona muy sensible ejecutado por la “persona de proporciones reducidas”.

Fase dos:

La Fase Dos consistía en seleccionar otro grupo de voluntarios con el mismo criterio —el grupo debía representar todos los sexos, razas, religiones y clases sociales—,  y encerrarlos en la misma sala, confortable y ventilada. La diferencia con respecto a la fase anterior estribaba en que a los sujetos se les mantenía aislados antes de que pudieran mezclarse con el resto. Se les vendaba los ojos, se les ataban la manos, y entonces y sólo entonces se les conducía a la sala y se les sentaba cuidadosamente en una silla para comunicarles la misión que debían cumplir. Ya sabéis: “establecer una carta magna que garantizara una sociedad justa y bla, bla, bla…”

Sin embargo, antes de dejar la sala, Rawlings avisó a sus conejillos de indias que a uno de ellos se le había retirado previamente la venda de los ojos y se le había liberado las manos para que pudiera redactar el texto final con comodidad, y que, además, se le había dado un garrote para que impusiera el orden si era necesario.

Era mentira, claro, pero los sujetos del estudio de la Fase Dos no podían saberlo. Ante la posibilidad de que un anónimo controlador armado con una porra pudiera tomarse a mal sus palabras, se mostraron mucho más relajados, colaboradores y faltos de prejuicios que los participantes de la Fase Uno.

El resultado fue una grabación de más de diez horas, que transcrita se convirtió en un texto de ciento doce folios, y que cumplía con todos los requisitos pedidos por Rawlings.

Libertad individual y justicia social: una verdadera Constitución.

Si el pegamento que constituye la sociedad es el miedo, el interés, la confianza, la ignorancia o la búsqueda de aquello que llamamos “felicidad”, este humilde narrador no se atreve a opinar en público. Prefiere que lo hagan ustedes.

Lo cierto es que todos estaremos en lo cierto.

Y aún así estaremos equivocados.

“Breve historia del pegamento social” (aquí completo) . Relato de Sergi Álvarez.

La gran belleza

la gran bellezza

Un suspiro!… Destellos de belleza, decadencia, desgracia y el hombre miserable. Un buen film para ver Roma desde un punto diferente, desde una vida diferente, desde una década diferente.  “La gran belleza” de Paolo Sorrentino puede tener recuerdos al film de  Fellini y su más famosa película, “La dolce vita” (1959) simétrica o no, vale la pena verla hasta el último fotograma.

+Info:… Acceso al trailer AQUÍ.

El gran poder de la X

Arquitectura, matemáticas y danza. Tres disciplinas que adecuadamente combinadas y salpimentadas con un toque de música de la artista libanesa Yasmine Hamdan plasman un exquisito vídeo de la agencia We Are Pi. (Vale la pena ponerlo a pantalla completa)

El joven fotógrafo ruso Max Sauco

fotógrafo Roman Clarity

Fotografía de Max Sauco

Pecado, lujuria, gula son palabras que podrían definir algunas obras del joven fotógrafo ruso Max Sauco. Una sinfonía de momento y espacios eclécticos que no nos dejaran de sorprender. Atrás quedo la madre patria Rusia para dejar paso a una serie de fotógrafos comprometidos, con talento y sin reparo por utilizar las tecnologías digitales para realzar la belleza de un momento, un instante.

“La inteligencia sirve justamente para lograr lo que quieres” (Frase célebre de F. Dostoyevski)

+Info:

  • Página oficial de Max Sauco… AQUÍ.

Escúchame bien, por favor! Tú eres como yo

“Escúchame bien, por favor! Tú eres como yo,  un Homo Sapiens, un hombre que piensa”. Así empieza este espectacular documental,  HOME.

El conocido fotógrafo Yann Arthus-Bertrand lleva a cabo un enorme trabajo con este documental mostrando imágenes inéditas de más de 50 países vistos desde el cielo. Durante gran parte del mismo se centra en explicarnos cuáles son los problemas ecológicos que actualmente atraviesa la Tierra siendo que en la parte final  intenta despertar nuestras mentes explicando posibles  soluciones que podemos adoptar para conseguir invertir dichos problemas.

Lo que la administración no quiere ver

La “Crisis” palabra maldita que nos recuerda involuntariamente que ser Empresario es tener poder. Es el  momento en que la rutina ha dejado de servirnos como guía y necesitamos optar por un camino y renunciar a otro… ¿A cuánto tenemos que renunciar?

Definitivamente la dignidad, honra, orgullo, amor propio están perdiendo su valor a cambio de unos míseros euros por sobrevivir o  dar de comer a nuestras familias sin que la Administración se inmute. NO LO EN-TI-EN-DO… ¡Si yo os pago!