¡Conocerás la noche!

 

Preguntó la joven al forastero:
–¿por qué no pasas?
en mi hogar
está encendido el fuego.

contestó el viajero: –quiero ser poeta,
y sólo deseo conocer la noche.

ella, entonces, echó cenizas sobre el fuego
y aproximó en la penumbra su voz al viajero:
–¡tócame! –dijo–. ¡conocerás la noche!

(By Emilio Rodríguez)