Palablas

Ten cuidado con las palabras, incluso con las milagrosas. Por las milagrosas lo hacemos lo mejor posible, a veces pululan como insectos y no nos dejan un aguijón sino un beso. Pueden ser tan buenas como dedos. Pueden ser tan seguras como la roca a la que pegas tu trasero. Pero al tiempo pueden ser margaritas y moratones. Con todo, aún estoy enamorada de las palabras. Son palomas que caen del techo. Son seis naranjas sagradas posadas en mi regazo. Son los árboles, las piernas del verano, y el sol, su rostro apasionado. Todavía me fallan a menudo. Son tantas las cosas que quiero decir, tantas historias, imágenes, proverbios, etc. Pero las palabras no son lo bastante buenas, las erróneas me besan. A veces vuelo como un ángel pero con las alas de un troglodita. Aunque trato de tener cuidado y ser amable con ellas. Palabras y huevos deben manipularse con cuidado. Una vez rotas hay cosas que es imposible reparar.

 Anne Sexton (Del libro ‘El asesino y otros poemas’)

+Info:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s