La teoría del “como si…”

Pongo unos ejemplos  de la teoría que se han realizado con un grupo de personas.

Tenemos una puja por un billete de 20 €, con la condición que la persona que realice la segunda última puja deberá también de pagarla. Empezaron con 1€, 2€….15€….19,50€…20€…23€….hasta 28€ se pagó por un billete de 20€.

En un juego de billar, para aquellos que no son expertos del juego pero sí un tanto conocedores de las bases geométricas y espaciales, ejecutan un tiro al parecer difícil “como si” de verdad conceptualizaran el tiro cual profesional. 

Esa es la base de la teoría del “como si”. Al hablar de la realidad financiera personal, la gente plantea su semblante como si efectivamente estuviera efectuando el análisis correspondiente, la racionalidad de la gente se basa, no en el conocimiento de la situación económica, sino en el “como si la conocieran y dominaran”.

La racionalidad, en efecto, está conformada por la expectativa de que los precios tenderán a subir, y por ello hemos de comprar con la firme intención de obtener una ganancia derivada de una plusvalía o simplemente tomamos decisiones con el afán de obtener un beneficio.

Todas las teorías financieras precisan de la racionalidad para un correcto funcionamiento, se supone que un rasgo indiscutible en los hombres es su racionalidad. Al grupo de personas se les ofreció 100€ hoy en el instante de la pregunta, o mañana 102€…todo el mundo dijo que quería los 100€. 

Cuando el ser humano es víctima del pánico generado por el comportamiento de los precios y de las masas, es cuando la racionalidad deja de ser el elemento fundamental de la toma de decisiones para convertirse en el pretexto de las sensaciones,  actuando de forma irracional e irresponsable.

Teoría de Marc Faber

 

Curiosa teoría económica que se ha anunciado en Estados Unidos. El tipo se llama Marc Faber. Es analista de inversiones y empresario.

El Gobierno Obama estudia lanzar  un proyecto de ayuda a la economía americana, Marc Faber escribía en su boletín mensual un comentario con mucho humor:

“El Gobierno Federal está estudiando conceder a cada uno de nosotros una suma de 600,00 $.
Si gastamos ese dinero en Walt-Mart, ese dinero va para China.
Si gastamos el dinero en gasolina, va para los árabes.
Si compramos un ordenador, el dinero va para la India.
Si compramos frutas, irá para México, Honduras o Guatemala.
Si compramos un buen coche, el dinero irá para Alemania o Japón.
Si compramos tonterías, se va para Taiwan, y ningún centavo de ese dinero ayudará a la economía americana. 
El único medio de mantener ese dinero en USA es gastándolo con putas o cervezas, considerando que son los únicos bienes todavía producidos aquí.Yo, estoy haciendo mi parte…”

Respuesta de un economista ESPAÑOL, igualmente de buen humor:

“Estimado Marc:

Realmente, la situación de los norteamericanos es cada vez peor. Y lamento informarle que la Budweiser fue, recientemente, comprada por la brasilera AmBev. Por lo tanto, le quedan solamente las putas.

Ahora, si ellas (las putas), decidieran mandar su dinero a sus hijos, le advierto que esos dólares vendrían casi en su totalidad hacia el CONGRESO DE LOS DIPUTADOS DE MADRID, donde existe la mayor concentración de hijos de pu… del mundo”.

Sed felices. 

Tasa Robin Hood

A grandes rasgos, El ideólogo inicial fue… ¡un inglés! John Maynard Keynes , cuyo mejor discípulo sería James Tobin. Que puliría la idea inicial tratándose de fijar un impuesto sobre las transacciones financieras especulativas en el mercado de divisas (Tasa Tobin). Un impositiva en torno al 0,1%. Evidentemente este incremente generara riqueza, pero la pregunta de turno sería ¿Donde ira a para estos beneficios?…Se estima que los mercados capitalistas absorberían estos incrementos de capital para costear las posibles recesiones o intervenir en conflictos económicos.

A raíz de la idea, aparecieron diferentes puntos de vista referentes a la utilización del dinero obtenido. El principio que mueve al mundo es “Obtener el máximo beneficio financiero y en el plazo más corto posible”. Y Sí su utilización fuera para participar en la construcción de otro mundo, justo, democrático y respetuoso con la naturaleza y los seres humanos, como indica la asociación ATTAC. Para paliar hambruna, ayudas al tercer mundo…etc, buscando la justicia económica global. ¿Que pasaría? No nos sentiríamos mejores, al final lo único que haríamos es quitar un poquito a los ricos para dárselo a los pobres.

Lo anteriormente se quiere plasmar en la Tasa Robin Hood en la que decenas de organizaciones en todo el mundo solicitan que se asigne un gravamen del 0,05% sobre las transacciones financieras especulativas cuya recaudación iría destinada al desarrollo y la lucha contra la pobreza. Pa repensar…

+Info: